Tres muertos durante protestas contra los Talibanes

Los talibanes celebraron el jueves el Día de la Independencia de Afganistán al declarar que vencieron a Estados Unidos, pero comenzaron a surgir desafíos a su gobierno que iban desde tener que administrar un país con una gran escasez de efectivo hasta enfrentarse a las crecientes protestas de la población.

Por segundo día consecutivo, los manifestantes salieron a las calles este jueves para manifestarse contra los insurgentes. Después de las protestas de ayer en Jalalalabad, en las que los talibanes mataron a al menos tres personas, unas 200 personas marcharon este jueves ondeando la bandera nacional en la capital Kabul. La protesta llegó hasta cerca del palacio presidencial, según reportó el New York Times, antes de que los talibanes la disolvieran violentamente.

También se registraron protestas en Asadabad. En esta ciudad, ubicada en el este del país, varias personas murieron cuando los combatientes talibanes dispararon contra la multitud que ondeaba la bandera nacional en una manifestación para el Día de la Independencia, según dijo un testigo a la agencia Reuters.

Las protestas de personas que ondean la bandera afgana, en algunos casos después de derribar banderas blancas de los talibanes según los medios, son los primeros signos de oposición popular a los talibanes desde su impresionante avance en todo el país y la captura de la capital, Kabul, el domingo.

No estaba claro si las bajas en Asadabad fueron el resultado del disparo o de la estampida que provocó, dijo el testigo Mohammed Salim desde la ciudad oriental, capital de la provincia de Kunar.

“Cientos de personas salieron a las calles”, dijo Salim. “Al principio tenía miedo y no quería ir pero cuando vi que uno de mis vecinos se unía, saqué la bandera que tengo en casa”.

“Varias personas murieron y resultaron heridas en la estampida y los disparos de los talibanes”, agregó el hombre.

También hubo protestas, pero no hubo informes de violencia grave en la ciudad oriental de Jalalabad y un distrito de la provincia de Paktia, informaron los medios.

Afganistán celebra su independencia de 1919 del control británico el 19 de agosto.

“Afortunadamente, hoy estamos celebrando el aniversario de la independencia de Gran Bretaña”, dijeron los talibanes. “Al mismo tiempo, como resultado de nuestra resistencia yihadista, forzamos a otra potencia arrogante del mundo, Estados Unidos, a fallar y retirarse de nuestra territorio sagrado de Afganistán”.

El miércoles, los combatientes talibanes dispararon contra los manifestantes que ondeaban la bandera nacional negra, roja y verde en Jalalabad, matando a tres personas, informaron testigos y medios de comunicación.

En Khost, otra ciudad del este, el miércoles los manifestantes derribaron la pancarta islámica blanca de los talibanes. En esta zona, las autoridades talibanas establecieron tras la protesta un toque de queda de 24 horas, según información obtenida por periodistas que monitorean desde el extranjero.

La represión de las protestas generará nuevas dudas sobre las garantías de los talibanes de que han cambiado desde su gobierno de 1996-2001, cuando restringieron severamente a las mujeres, organizaron ejecuciones públicas y volaron antiguas estatuas budistas.

Ahora dicen que quieren la paz, que no se vengarán de los viejos enemigos y respetarán los derechos de las mujeres aquí dentro del marco de la ley islámica.

También han instado a la gente a volver al trabajo, pero la mayoría de los funcionarios del gobierno permanecen escondidos en sus casas o están intentando huir de los talibanes. La falta de burócratas es otro de los problemas que aquejan al gobierno talibán en los primeros días.

Junto a las protestas, la oposición interna también parece comenzar a organizarse frente a los insurgentes.

Videos filmados en el valle de Panjshir, al norte de Kabul, un bastión de las milicias de la Alianza del Norte que se aliaron con Estados Unidos durante la invasión de Afganistán en 2001, también mostró a posibles figuras de la oposición reunidas allí. Esa zona es la única provincia que no ha caído en manos de los talibanes.

Esas cifras incluyen a miembros del gobierno depuesto, el vicepresidente Amrullah Saleh, quien afirmó en Twitter que es el presidente legítimo del país, y al ministro de Defensa, el general Bismillah Mohammadi, así como a Ahmad Massoud, hijo del asesinado líder de la Alianza del Norte, Ahmad Shah Massoud.

“Saludo a quienes llevan la bandera nacional y, por lo tanto, defienden la dignidad de la nación y el país”, dijo Saleh este jueves al referirse a las protestas de la población.

Por su parte, Massoud pidió en un artículo de opinión publicado por The Washington Post armas y ayuda para combatir a los talibanes.

“Escribo desde el valle de Panjshir hoy, listo para seguir los pasos de mi padre, con combatientes muyahidines que están preparados para enfrentarse una vez más a los talibanes”, escribió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: