Tras ser mordida por una araña en un festival de música Mujer estuvo a punto de perder la pierna

Stacey Grimes, de 33 años, pasó por una de las experiencias más traumáticas de su vida. Todo comenzó una vez que asistiera al The Big 90’s Festival, un evento musical, que se llevó a cabo en octubre del año pasado en la ciudad de Southend, en Inglaterra.

Tras participar en dicha instancia, la mujer captó una marca en una de sus piernas, aunque en un prinicipio no le prestó mayor importancia, pensando que se había golpeado en aquel lugar.

Sin embargo, con el paso de los días la marca se transformó en un hematoma y se infectó. Por este motivo, agendó una cita telefónica con el doctor, ya que no podía ir presencialmente debido a las restricciones por el coronavirus.

En ese momento le recetaron antibióticos, los cuales no funcionaron, así que, casi tres semanas después, tuvo que dirigirse al Hospital de Southend, donde le informaron que se trataba de una mordedura de araña, informa Daily Mail.

Stacey dio a conocer los momentos de incertidumbre que vivió en ese tiempo y señaló que los doctores le dijeron que, si no hubiese llegado a tiempo, le hubieran diagnosticado sepsis, una complicación que puede llegar a producirse a raíz de la infección, y que a veces resulta ser mortal para el paciente, mientras que en su caso estuvo a punto de significarle perder la pierna.

«Fue aterrador escuchar eso porque no pensé que podría ser tan malo. Dijeron que tuve suerte porque estaba muy infectado», sostuvo.

Respecto al procedimiento al que tuvo que someterse, la mujer afirmó que «creo que me inyectaron la pierna alrededor de 25 veces antes de cortarla con un bisturí… Estaba llorando. La mujer que estaba allí me sostenía la mano y yo gritaba de dolor«.

«Me recomendaron que me hiciera un injerto de piel porque tenía un agujero tan grande en la pierna que lo único que se podía hacer era un injerto de piel… Tomaron la piel de la parte inferior de mi pierna junto a ella y la estiraron. Originalmente iban a tomarla de la parte superior de mi muslo y habría tenido dos heridas», manifestó.

Tras la cirugía de injerto de piel, Stacey volvió al hospital para realizarse los chequeos médicos, aunque la herida la dejó sin poder caminar por una semana y media.

Por último, la mujer, que ahora tiene una cicatriz en la zona del tobillo derecho, dejó en claro que se siente aliviada por haber terminado positivamente el proceso de curación.

A %d blogueros les gusta esto: