Tras las muerte de su marido una Joven se come las cenizas

Impactados quedaron los televidentes y cibernautas al enterarse de la extraña adicción que tiene una mujer de 26 años, la cual está directamente relacionada con su difunto esposo en Estados Unidos.

Se trata de Casie, quien vive en Tennessee, y que en el programa «My Strange Addiction» (2019) explicó que perdió trágicamente a su marido Sean, que sufrió un ataque de asma en 2011, cuando llevaban dos años y medio de haberse conocido, consigna Mirror.

Ambos contrajeron matrimonio el 2009 y se consideraban inseparables, hasta el lamentable deceso. Sin embargo, después de aquello, la mujer reveló que comenzó a llevar las cenizas del difunto con ella para consolarse.

En el espacio televisivo, Casie explicó que «llevo a mi esposo a todas partes, al supermercado, de compras, al cine, a comer, a donde sea que vaya, él va».

«Cada vez que voy al supermercado compro la comida que le gusta, cuando cocino compro la comida que le gusta, no la como, pero cocino para él», comentó.

En paralelo, la mujer indicó que no ha estado exenta de las críticas: «Algunas personas se ríen, piensan que estoy jugando, pero lo digo en serio, él es mi esposo«.

La joven continuó con su relato y afirmó que esta conducta se convirtió en una extraña adicción: «Supongo que con la transferencia de sus cenizas algunos también se metieron en la caja de cartón y eso se derramó en mis manos».

«No quería borrarlo, ese es mi marido, no quería borrarlo, así que me lo lamí los dedos… Y aquí estoy hoy casi dos meses después y no puedo parar, me estoy comiendo a mi marido«, manifestó.

Casie fue más allá e incluso declaró que prefiere comer las cenizas de su esposo entre cinco y seis veces al día, lo que le ha generado cambios físicos.

«He perdido 42 libras (casi 20 kilos) desde que falleció mi esposo, básicamente lo único que estoy comiendo son sus cenizas», detalló.

No obstante, la joven dio a conocer que las cenizas de Sean se están acabando. Por esta razón, dijo que deberá dejar todo esto atrás: «Tengo que dejar de comérmelo, lo he perdido una vez, esta vez será mi culpa que lo pierda de nuevo«, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: