México: Debido a la presencia del cartel de jalisco nueva generación mujeres decidieron armarse para defenderse

Para detener el crecimiento de la narcoviolencia en México, decenas de mujeres, la mayoría madres de familia, decidieron tomar las armas para defender sus territorios. El fenómeno tiene base en el estado de Michoacán, uno de los más golpeados por las bandas criminales.

Desde 2013, la violencia no da tregua en la región ubicada al oeste del país, fronteriza con Jalisco, Guanajuato, Querétaro, México y Colima. En la actualidad, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) se ha encargado de extorsionar, secuestrar y asesinar con el fin de dominar rutas para el tráfico de drogas.

Esta organización armada conformada por mujeres es en realidad una congregación de víctimas. Cada una tiene un motivo para formar parte. Hay viudas, esposas de hombres que fueron reclutados y madres de hijos asesinados.

Eufresina Blanco Nava, la madre de un agricultor de 29 años y un adolescente de 14 desaparecidos, dijo estar dispuesta a todo. «Vamos a defender a los hijo que nos quedan, los vamos a defender con nuestras vidas (…) Ya estamos cansadas de que desaparezcan así a nuestros hijos, a nuestras familias», sostuvo.

Sus compañeras coinciden en que es momento de tomar justicia por su cuenta. Han puesto retenes de carretera y barricadas para frenar el avance de la organización criminal, conocida por su extrema violencia.

Sin embargo, no es la única amenaza, pues existen otros grupos criminales como «Nueva Familia Michoacana» y «Los Viagras». Los hombres que se resisten a ser reclutados por el Cártel Jalisco Nueva Generación tienen que huir de los pueblos para no ser asesinados.

Uno de ellos es Alberto García, que acompaña a las mujeres en la iniciativa. «A un hermano mío lo mataron también», dijo. «Lo descuartizaron y a una cuñada embarazada de ocho meses también», dijo a la agencia AP, desde El Terrero, una zona dominada por estos grupos delictivos.

El Terrero queda muy cerca del pueblo de La Ruana, donde hace 8 años fue desarticulada la banda identificada como «Los Caballeros Templarios». Para las mujeres y colaboradores del grupo que custodia varias vías de esta región, se trata de una iniciativa surgida por la ausencia de las fuerzas del Estado. Para ellos, ni el ejército, ni la policía protegen a la población.

A %d blogueros les gusta esto: