África: bebé sobrevivió tras crecer fuera del útero de la madre y expertos explican el «milagro»

Durante esta semana nació Miracle Grace, una niña saludable que pesó casi tres kilos y a la que los médicos llamaron «bebé milagro», ya que, contra todo pronóstico, logró sobrevivir tras crecer fuera del útero de su madre.

El hecho sucedió en el hospital Walvis Bay State en Namibia, África, donde la mujer ingresó al recinto tal como si fuese un embarazo normal, sin embargo, en el lugar los médicos se dieron cuenta que se trataba de un embarazo ectópico.

Este tipo de embarazo es muy peligroso tanto para la madre como para el bebé en gestación. El embrión crece en el lugar equivocado, fuera del útero, como por ejemplo en una trompa de Falopio o adherido a un ovario.

En retrospectiva, la madre de la niña, Magreth Khoidage-Hailonda, reconoció que durante el embarazo se realizó constantes chequeos médicos pero no se realizó ninguna ecografía que pudiera mostrar la posición en la que estaba el bebé.

«Nunca fui por una ecografía hasta que di a luz. Los médicos ahora me dicen que si lo hubiera hecho, el embarazo ya se habría interrumpido ”, señaló la mujer al medio local The Namibiam. Asimismo destacó que sintió fuertes dolores abdominales, pero solo recibió analgésicos.

El ginecólogo Olufemi Olarogun, explicó que este tipo de casos suelen detectarse a principios del periodo de gestación, aunque no siempre las madres manifiestan síntomas.

“Es algo inusual que un bebé crezca completamente fuera del útero. El bebé necesita suministro de sangre desde fuera del útero, por lo que a menudo es un embarazo peligroso, porque la madre podría sangrar de esas estructuras”, detalló Olarogun.

El director ejecutivo de salud, Ben Nangombe, manifestó que el nacimiento del bebé es «básicamente un milagro», y agregó que el hospital está escribiendo un informe sobre el extraño caso.

«Las posibilidades de supervivencia son muy bajas, entre el 10 y el 15%. Me han dicho que la madre y el bebé están bien y les deseamos lo mejor ”, dijo Nangombe.

Una de las explicaciones a las que apuntan los médicos es que la ruptura del útero es más común en mujeres que se han sometido a múltiples cesáreas o cirugías que puedan haber dejado un «punto débil». 

“El útero proporciona un entorno estéril seguro para que el feto crezca. Permite la interfaz entre la madre y el bebé a través de la placenta.», agregó el profesional.

Sin embargo, Khoidange-Hailonda es madre de una niña de 13 años que nació de forma natural, por lo que esta sería su primera cesárea.

La mujer señaló que nunca había escuchado hablar de este tipo de casos y decidió llamar a su saludable hija Miracle (milagros) Grace Hailonda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: